13.10.06

Rompió mi corazón

La triste historia de una elefanta que fue ejecutada (si, EJECUTADA) en 1916 por matar a un tarado.

No cabe duda que lo pendejo es inherente a la raza humana

Nota: si usted es sensible a la tortura animal, no clickee ahí o pueque llore (yo si lloré snif)

vía Neatorama

4 comentarios:

I dijo...

no, no clickearé ahí porque nomás de leer el previú de aquí me dio mucha mucha tristeza. Que pocaaaaaaaaaaaaa!

Kike dijo...

que pachó aki??

ontá wordpress??

shiazz...

pobre Mary...

eF dijo...

No no no, no es posible que sean capaces de hacer eso a los animales. No leí todo el artículo, pero con la imagen que está al inicio fue suficiente para deprimirme.

No sé quien es más tarado, si el que se dejó matar, o el (o los) que mandaron ejecutar al elefante.

satrina dijo...

Válgame! de verdad que si se me hizo un nudo bien feo en la garganta... pinche gente cruel